1300-1200 
a. e. c. 

Moisés y el éxodo

Después de que José se reuniera con su padre y sus hermanos en Egipto, la nación de Israel prosperó y se hizo fuerte y numerosa. Pero el faraón y los egipcios se volvieron hostiles hacia los israelitas y los oprimieron. Nuestra historia nos lleva ahora a los acontecimientos que condujeron al Éxodo de Egipto a través del siervo designado por Dios: Moisés.

La hija del faraón encuentra a Moisés 

Éxodo 2:10

Habiendo crecido el niño, ella lo llevó a la hija de Faraón, y pasó a ser para ella como su hijo propio. Ella lo llamó Moisés...

Egipto oprimió enormemente a la nación de Israel con duros trabajos. En un intento de frenar el crecimiento de la nación, el faraón ordenó ahogar en el río Nilo a todos los recién nacidos varones. En un valiente intento de eludir este decreto, Jocabed, la madre de Moisés, metió a su hijo en una cesta y lo dejó en el Nilo. Allí, la hija del faraón encontró al niño, se apiadó de él y lo adoptó como suyo. Lo llamó Moisés o Moshe en hebreo, que significa sacado del agua.

Éxodo 2:10   Habiendo crecido el niño, ella lo llevó a la hija de Faraón, y pasó a ser para ella como su hijo propio. Ella lo llamó Moisés...

El hallazgo de Moisés  ​por Rembrandt, ​​Biblioteca y Museo Morgan, Nueva York

Faraón Ramsés II,
«El Grande»
1279 - 1213 a. e. c.

Un consenso de arqueólogos sugiere que el faraón del Éxodo fue Ramsés «El Grande».  

En esta foto aparece la momia de Ramsés el Grande, expuesta en el Museo Egipcio de El Cairo.

El faraón Ramsés II o «El Grande» vivió entre 1279 y 1213 a. e. c.

Un consenso de arqueólogos sugiere que el faraón del Éxodo fue de hecho Ramsés «El Grande». 

LEER MÁS

Momia de Ramsés el Grande,
 Museo Egipcio, El Cairo 

Reconstrucción facial de Ramsés II 

Científicos de la Universidad John Moores de Liverpool y de la Universidad de El Cairo desvelaron el rostro de Ramsés II utilizando tomografías computarizadas y programas informáticos que permiten una reconstrucción facial precisa.  

Gracias al gran avance de la tecnología visual aplicada a los descubrimientos arqueológicos, científicos de la Universidad John Moores de Liverpool y de la Universidad de El Cairo desvelaron el rostro de Ramsés II utilizando tomografías computarizadas y programas informáticos que permiten una reconstrucción facial precisa.

FaceLab, Universidad John Moores de Liverpool, Reino Unido 

Exodus 2:11

Le tocó ver cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos .
Pintura mural de la tumba de Menna, Tebas, Egipto, hacia 1350 a. e. c. 

Moisés tomó conciencia del sufrimiento de su pueblo bajo el dominio egipcio.
El Éxodo 2:11-12 nos cuenta la historia:

Le tocó ver cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos.
Miró a uno y otro lado, y como no viera a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.


Después de esto Moisés huyó de Egipto. Su viaje le llevó a la casa de Jetro, el sumo sacerdote de Madián. 

Moisés en la zarza ardiente oses 
por Rembrandt

Éxodo 3:3-4
Y se dijo: «Voy a dar una vuelta para mirar este fenómeno tan extraordinario: ¿por qué la zarza no se consume?»

El SEÑOR vio que Moisés se acercaba para mirar; Dios lo llamó de en medio de la zarza: «¡Moisés, Moisés!», y él respondió: «Aquí estoy.»

Moisés se casó con la hija de Jetro, Séfora. Un día, mientras pastoreaba las ovejas de Jetro en el monte Horeb, Moisés se encontró con una extraña visión, que cambiaría su mundo para siempre.

Éxodo 3:2-4 
Entonces fue cuando el Ángel de ​el SEÑOR se presentó ante él, como una llama ardiente en medio de una zarza. Moisés estuvo observando: la zarza ardía, pero no se consumía.Y se dijo: «Voy a dar una vuelta para mirar este fenómeno tan extraordinario: ¿por qué la zarza no se consume?»​El SEÑOR vio que Moisés se acercaba para mirar; Dios lo llamó de en medio de la zarza: «¡Moisés, Moisés!», y él respondió: «Aquí estoy».

Fue en la zarza ardiente donde Dios declaró que se acercaba el momento de la Redención y encargó a Moisés que regresara a Egipto y condujera a su pueblo a la libertad.

Colección privada 

El Louvre, París

Cuota para la fabricación de ladrillos

Éxodo 5:18
Faraón:  «...y tendrán que entregar la cantidad de ladrillos.»  

«El rollo de cuero», 1274 a. e. c. 
«Yupa, hijo de Urhiya, (cuota de ) 2.000 ladrillos, llegaron 1.630, déficit 370»

De regreso a Egipto, los israelitas sufrían bajo la pesada carga de la esclavitud.

El Éxodo 5:18 evoca la orden del pago de la cuota para la fabricación de ladrillos.

En la imagen aparece «El rollo de cuero», hacia 1274 a. e. c., del quinto año de Ramsés II, actualmente expuesto en el Louvre. Habla de uno de los ladrilleros que no entregó su cuota: « Yupa, hijo de Urhiya, (cuota de) 2.000 ladrillos llegaron 1.630, déficit 370»

LEER MÁS

Deja que mi pueblo salga 

 Éxodo 10:3 

 Moisés y Aarón fueron al palacio de Faraón, al que le dijeron: «Esto dice el SEÑOR Dios de los hebreos: ¿Hasta cuándo te negarás a humillarte ante mí?  Deja que mi pueblo salga para ofrecerme sacrificios.

Dios envió a Moisés de vuelta a Faraón con una funesta advertencia de que a menos que Faraón liberara a los israelitas, terribles plagas asolarían la tierra de Egipto.

Éxodo 10:3   
Moisés y Aarón fueron al palacio de Faraón, al que le dijeron: «Esto dice ​el SEÑOR, Dios de los hebreos: ¿Hasta cuándo te negarás a humillarte ante mí? Deja que mi pueblo salga para ofrecerme sacrificios.

Moisés y Aarón ante el Faraón por Rembrandt

Los diez mandamientos, 1956 Paramount Pictures

Las diez plagas

El faraón se niega y Dios asola la tierra de Egipto con 10 plagas que, de forma progresiva y sistemática, arrasan la infraestructura egipcia. El orden de las plagas fue el siguiente: sangre, ranas, piojos, animales salvajes, peste, forúnculos, granizo, langostas, oscuridad y, por último, la muerte de los primogénitos.

Los esclavos que escapan al Sinaí son vistos en Migdol

 ​Números 33:5-7
«Los hijos de Israel partieron de Ramsés... Partieron de Etam, pero volvieron hacia Pi-hajirot y pasaron por medio del mar hacia el desierto.

Papiro Anastasi V, hacia 1250 a. e. c.
«Me enviaron desde los amplios salones del palacio... siguiendo a dos esclavos. Cuando llegué a la fortaleza, me dijeron que el explorador había llegado del desierto diciendo que habían pasado el lugar amurallado al norte del Migdol».

El papiro Anastasi V (nº 5), hacia 1250 a. e. c., habla de dos esclavos que escaparon de Egipto. Menciona Migdol, uno de los campamentos israelitas en su camino hacia el monte Sinaí.
El papiro reza lo siguiente:
«Me enviaron desde los amplios salones del palacio... siguiendo a dos esclavos. Cuando llegué a la fortaleza, me dijeron que el explorador había llegado del desierto diciendo que habían pasado el lugar amurallado al norte del Migdol».
La Biblia relata que los israelitas acamparon en el Migdol en el Libro de los Números 33:5-7
«Los hijos de Israel partieron de Ramsés... Partieron de Etam, pero volvieron hacia Pi-hajirot y pasaron por medio del mar hacia el desierto.

 LEER MÁS

El Museo Británico, Londres 

Los Diez Mandamientos en los Rollos del Mar Muerto

En 1952 se descubrió un antiguo pergamino con los Diez Mandamientos en la cueva nº 4 de Qumrán.

El texto de los Diez Mandamientos es más largo que las traducciones tradicionales y refleja las dos versiones bíblicas del precepto del Sabbath que se encuentran en Éxodo 20:11 y Deuteronomio 5:11.

Este rollo es el mejor conservado de todos los manuscritos del Deuteronomio descubiertos en Qumrán.

LEER MÁS

Fotografía de Ardon Bar-Hama
Museo de Israel, Jerusalén 

Moisés no puede entrar en la Tierra Prometida de Israel 

Deuteronomio 32:48-52
El SEÑOR habló a Moisés en aquel mismo día y le dijo: «Sube a los cerros... frente a Jericó, y contempla la tierra de Canaán que yo doy a los hijos de Israel.

...Por eso no entrarás en la Tierra; sólo la contemplarás de lejos—la tierra de Canaán que yo doy a los hijos de Israel.»  

En lugar de hablar a la roca para que hiciera brotar agua para el pueblo, Moisés, frustrado por las quejas de la nación, golpeó la roca. Exigiendo a Moisés lo máximo, Dios le reprendió y no le permitió entrar en la Tierra de Israel.

El Deuteronomio 32:48-52 dice así:
El SEÑOR habló a Moisés en aquel mismo día y le dijo: «Sube a los cerros... frente a Jericó, y contempla la tierra de Canaán que yo doy a los hijos de Israel.

...Por eso no entrarás en la Tierra; solo la contemplarás de lejos».

La Estela de Merneptah o Israelita: Los israelitas están en la Tierra de Israel 

PBS, Nova, «Los secretos enterrados de la Biblia»  

La estela de Merneptah confirma la presencia de Israel en la tierra de Canaán.

La arqueología demuestra que Israel se asentó inicialmente en el territorio de las colinas de Canaán y que aún no contaba con ningún centro urbano importante a finales del siglo XIII a. e. c. Esto coincide con lo que encontramos en la Biblia.

לְאַחַר שֶׁשָּׁאוּל הַמֶּלֶךְ וּבְנוֹ יְהוֹנָתָן מֵתִים בַּקְּרָב, פּוֹנִים רָאשֵׁי הַשְּׁבָטִים לְדָוִד, שֶׁמָּלַךְ כְּבָר שֶׁבַע שָׁנִים וָחֵצִי בְּחֶבְרוֹן. הֵם מְמַנִּים אוֹתוֹ לְמֶלֶךְ עַל הַקּוֹנְפֵדֵרַצְיָה הַשִּׁבְטִית הַמְּאֻחֶדֶת שֶׁל יִשְׂרָאֵל.     

דָּוִד הַמֶּלֶךְ פּוֹנֶה מִיָּד לְכִוּוּן יְרוּשָׁלַיִם, אַחַת הֶעָרִים הָאַחֲרוֹנוֹת שֶׁטֶּרֶם נִכְבְּשָׁה בְּמַהֲלַךְ כִּבּוּשׁ הָאָרֶץ בִּידֵי בְּנֵי יִשְׂרָאֵל.   דָּוִד בּוֹחֵר בִּירוּשָׁלַיִם מֵאַרְבַּע סִבּוֹת עִקָּרִיּוֹת: מַיִם, בִּטָּחוֹן, אִחוּד וְשִׁלְטוֹן קַרְקָעִי נֵיטְרָלִי, אַךְ חָשׁוּב מֵהַכֹּל, בִּגְלַל הַקְּדוֹשָׁה שֶׁל יְרוּשָׁלַיִם הַטְּבוּעָה בַּמָּקוֹם הַנִּבְחָר, שֶׁבּוֹ יִבָּנֶה בֵּית הַמִּקְדָּשׁ הָעֲתִידִי.     

לְפָנֶיךָ סִרְטוֹן הַמְּסַפֵּר אֶת הַסִּבּוֹת שֶׁל דָּוִד בְּכִבּוּשׁ הָעִיר.